viernes, 4 de junio de 2010

Oscar Rivas | El islam nos conquista ¿y qué hace España?


El Islam se apodera de Cataluña. Nos advierte de ello la Plataforma España y Libertad, una de las pocas organizaciones que en este país conserva los arrestos suficientes para denunciar lo que otros callan. ¿Han visto cómo rezan los musulmanes en las calles de Cataluña? Estremecedor. Sin embargo, no es nada en comparación con lo que será. Hoy Alemania, mañana el mundo, cantaban hace décadas las juventudes hitlerianas. Hoy Cataluña y mañana Al Andalus, cantan hoy los inmigrantes musulmanes. Ayer no se atrevían a rezar en la calle porque eran cuatro. Pero hoy la cosa ha cambiado. Hoy los islámicos empiezan a ser multitud, al punto de haber cuadruplicado su población en Cataluña. De ahí que no se corten. Son muchos, pero mañana serán más. Para eso están los vientres de sus mujeres, tan sumisas como excelentes paridoras. Ahí las tienen produciendo niños a destajo. Pequeños islamitas totalitarios, que no tardarán en decirle a los nuestros lo que tienen que pensar y lo que tienen que rezar. No me tengo por profeta pero ese es el futuro que nos espera si no hacemos nada para remediarlo.

Verdaderamente, los musulmanes tienen mucho que agradecer a Alá. Deben darle gracias por el milagro. El milagro de que existan seres primarios y necios como los españoles. Tan primarios como para subvencionarles la educación, la sanidad, la vivienda y, por supuesto, el nacimiento de sus hijos. Tan necios como para pensar que todos estos recursos no los explotarán contra nosotros. Ahora, incluso, les legalizamos un partido, el primer partido islámico de Europa. Ochocientos mil musulmanes podrán votar en las próximas municipales. Qué grandes somos. Lo habitual es culpar a las elites de todos los males. Y en buena medida lo son. Son las elites económicas y políticas las que nos metieron en este atolladero. Las mismas que ahora se muestran incapaces de sacarnos de él. Aunque tampoco lo pretenden. Querían una mano de obra barata y ya la tienen. Querían acabar con la cohesión social y lo han conseguido. Ahora que sea el pueblo español el que se las apañe.

España, es cierto, tiene la peor clase política de Europa. Está entre las más corruptas y es, con diferencia, la más analfabeta del continente. Pero con todas sus carencias, ha sido lo suficientemente activa como para sacar el mayor provecho de sí misma. No solo ha sabido multiplicarse, sino también erigirse en casta. Fíjense en Cataluña, su clase política es de lo más repugnante. Se debate entre el totalitarismo de los unos (gobierno tripartito y CiU) y la pusilanimidad de los otros (PP). Y sin embargo, si están ahí es porque el pueblo los ha elegido. No nos engañemos, mucha culpa de lo que sucede en España la tiene el pueblo español. Los políticos le mienten, le roban, le arruinan, y aun así es incapaz de decir esta boca es mía. Con la inmigración sucedió lo mismo. Le hablaron de solidaridad, de tolerancia, de integración y todos estos vacuos términos los asumió como dogmas. Hoy empieza a darse cuenta de que la cosa tal vez no sea como se la contaron. Que si el país sigue el mismo rumbo, terminará por ser un pueblo extranjero en su propia tierra. Con todo, buena parte de los españoles siguen mirando para otro lado, ignorando que, lo quieran o no, más pronto que tarde la realidad se interpondrá en su camino. Solo que quizás entonces ya sea tarde. ¿Es España un pueblo de cobardes? No lo creo, nunca lo fue. Simplemente, está dormido, aburguesado. Pero, o despierta ya, o en los próximos años se verá orando en dirección a la Meca. Por lo pronto, cinco mil españoles ya son neoislámicos. Joder, qué pena.

2 comentarios:

eletse dijo...

¿Qué hace España? Pues España hace el imbécil, algunos españoles por lo menos nos cagamos en los musulmanes , en el gobierno de España, y en los españoles progres tolerantes .

DORAMAS dijo...

¿España?, pues hará lo que tenga que hacer con tanto imbécil, en su momento. Otra cosa sera lo que hagan esos que denominan a España, como este país.